Algunos datos históricos

Menoyo es un pequeño pueblo de la provincia de Álava. Es uno de los 24 nucleos que forman el municipio de Ayala, en la comarca cantábrica alavesa.

Los primeros datos que nos hablan de presencia humana en el término jurisdiccional de Menoyo se remontan a la prehistoria con el dolmen de las Campas de Oletar. Se trata de un monumento megalítico del año 2500 a. de C. Se descubrió en 1919 y fue excavado en 1964. Se recogió un ajuar compuesto de diferentes herramientas de sílex y restos de cerámica, principalmente.

Pero aparte de este dato, puramente anecdótico, la historia del pueblo de Menoyo como tal se remonta a por lo menos 900 años. La primera prueba documental sobre su existencia es del año 1114, en el que aparece como testigo y fiador en la donación del Monasterio de Obaldia (Madaria) a San Millán de la Cogolla un tal Alvar López de Menoyo.

A lo largo de la historia, los hechos que más datos han dejado en el archivo del pueblo son los diferentes conflictos armados que ha habido. La invasión francesa de Napoleón se dejó sentir por los impuestos y las ordenanzas que se enviaban, pero sobre todo por los pillajes de las tropas. Al retirarse, por ejemplo, entraron a robar lo que había de valor en la ermita de Etxaurren.

También las guerras carlistas repercutieron en la vida cotidiana del pueblo, en este caso por la necesidad de mantener al ejército. Pero no sólo había que hacer frente a los gastos, sino que había que llevar los suminsitros a las tropas, participar en el retén o hacer otro tipo de actividades relacionadas con la guerra.

El último gran conflicto que ha dejado su huella en el pueblo es la Guerra Civil. Durante un tiempo, el batallón "Aralar" se instaló en la ermita de Etxaurren y también hubo milicianos alojados en la escuela del pueblo. En Menoyo hubo dos muertos. José Mendia Menoyo murió a tiros en su casa y su esposa e hijos fueron encarcelados durante un mes. El otro muerto fue el cura, Nicasio Nafarrate. Los milicianos se lo llevaron el 17 de septiembre de 1936 y nunca más se volvió a saber de él.

No hay comentarios: