El Molino

Como era habitual, el pueblo contaba con un molino, pero debido a que Menoyo sólo dispone de dos pequeños regatos, únicamente se podía moler en él cuando llovía mucho. Además, por la misma razón de la falta de un río más caudaloso, se caracterizaba porque sus piedras de moler eran muy pequeñas. Cuando no funcionaba por falta de caudal, los vecinos de Menoyo iban a los molinos de otros pueblos, preferentemente al molino de Iza en Quejana, al de Maroño o al de Izoria, cada uno a aquel en el que tuviera un "bico o pico".

El molino funcionaba como una hermandad en la que tomaban parte los vecinos. Todos los gastos corrían por su cuenta y ellos decidían quien podía o no utilizar el molino. Se conserva en el archivo del pueblo un cuaderno con los acuerdos, cuentas y ordenanzas del antiguo molino desde 1935 a 1947. El primer acta trata de la necesidad de arreglar el molino por el mal estado en que se encuentra. Además se incluye la nueva ordenanza de funcionamiento ya que la existente hasta ese momento está en mal estado.

En 1964 se construyó un nuevo molino en el centro del pueblo, junto a la iglesia, y el antiguo, que estaba cerca de Quejana, fue derribado y se vendieron todos sus materiales para pagar la construcción del nuevo, por lo que ya no queda ni rastro de él. El nuevo molino de martillos era eléctrico y ha estado en funcionamiento hasta hace pocos años.

La escuela

Menoyo cuenta con escuela desde muy pronto gracias a la Fundación Micaela Retes. No se sabe donde estaba la primitiva escuela, sólo se sabe que, debido a las protestas del maestro por el mal estado del local donde se imparten las clases, a principios de 1855 se decide hacer una nueva escuela en el pueblo. Se hace junto al juego bolos, construido unos años antes.
Por testamento otorgado en Madrid en 1735 por Dª Micaela Retes y Gorbea, se dispuso la creación de una escuela gratuita para los niños del pueblo de Menoyo, dejando para sostenimiento de dicha escuela una renta vitalicia de 80 ducados de vellón, gravando para ello un censo sobre la casa nº 20 de la calle de la Cabeza de dicha villa y corte. El testamento señala que los patronos de la fundación serán sus herederos, el alcalde de barrio de Menoyo y el cura de la parroquia de Quejana.
El edificio, con fachada y entrada al Este, mide 9 metros de frente por 8 de fondo y está compuesto de: planta baja, que se destina a escuela mixta de niños (a la que concurren niños de otros pueblos de alrededor); piso principal, que es la vivienda del maestro y el camarote.
Esta escuela estuvo en funcionamiento hasta 1965, año en que se cerró y se mando a los niños a la escuela de Quejana, la cual fue cerrada también al año siguiente, yendo entonces a estudiar a Arceniega.
En el archivo del pueblo se guarda abundante documentación sobre el funcionamiento de la escuela: nombramiento de maestros, arreglos realizados, pleitos con los herederos, etc.


Posted by PicasaLa iglesia y la antigua escuela de Menoyo, hoy Centro Social del pueblo

Capilla de Santa Casilda

Capilla de Santa Casilda

Además de la iglesia y de la Ermita de Etxaurren, hubo en el pueblo una capilla dedicada a Santa Casilda situada en el palacio de Menoyo. Esta capilla fue edificada en el último tercio del siglo XVII por Casilda Fernández de Angulo y Velasco, dueña del palacio. Tenía dos altares: uno de la santa titular y otro de la Virgen del Carmen. Según un inventario de 1684 se encontraba bien cuidada y dotada de numerosos ornamentos.

Torres

Menoyo cuenta con dos edificios de este tipo, aunque desgraciadamente no contamos con datos sobre ellos.
El primero de ellos es una torre medieval situada en el centro del pueblo que oculta su fachada original con un añadido. En esta fachada se encuentra el escudo de los Oribe de Sojo. Asimismo dispone del escudo papal sobre una de sus ventanas.
El palacio de Santa Casilda tiene el escudo con las armas de los Menoyo en su fachada y, como hemos comentado anteriormente, perteneció al Marqués de Mejorada.