Pastoreo en Sierra Salvada

Se ha editado el trabajo de investigación llevado a cabo por la Asociación Salvagoro sobre el pastoreo en Sierra Salvada. Este trabajo ha supuesto casi tres años de investigación, con entrevistas a pastores en activo y a antiguos ganaderos (más de 70 horas de grabaciones), investigaciones de campo, consulta de archivos y múltiples reuniones y debates internos que han dado como resultado el presente libro. El trabajo recoge, entre otras cosas, un inventario arqueológico, una breve historia de como se desarrolló el pastoreo actual en la zona a partir del momento en que se empiezan a construir las txaulas (finales del siglo XIX), el inventario de txaulas y pastores, el análisis del estado del pastoreo actual en Sierra Salvada o un estudio de los aspectos medioambientales de la Sierra


Los interesados en conseguir el trabajo, lo pueden pedir al email asalvagoro@gmail.com. Su precio es de 25 euros + gastos de envío (hay la posibilidad de entrega en mano para la gente de la zona)


900 años de historia

Cuando estudiamos la historia siempre se nos muestran grandes acontecimientos, personajes famosos o ciudades importantes. Parece que los pequeños lugares no han existido hasta tiempos recientes. Sin embargo, las pruebas documentales demuestran que también algunos pequeños pueblos llevan cientos de años de existencia. En el caso de Ayala, los primeros datos son del siglo IX cuando ya se nombra a los pueblos de Añes, Lejarzo, Lujo, Erbi, Sojo, Obaldia (actualmente Madaria) y Salmanton en las donaciones de Diego de Porcellos a San Félix, San Miguel y Santa María de Oca.

La primera prueba documental de la existencia de Menoyo es del año 1114. Cumplimos 900 años “demostrables”, aunque el origen del pueblo sea seguramente bastante anterior. En este documento también se nombra los pueblos ayaleses de Madaria (en su barrio de Obaldia), Salmanton, Aguiñiga, Menagaray y Llanteno.

Reproduzco a continuación la transcripción que hay disponible en la bibliografía existente del documento indicado, ya que no he tenido ocasión de verlo ni he podido encontrar otra versión más completa:

"Yo, el Señor Diego López de Lejarzo (...) ofrezco a Dios y a San Millán (...) y a todos los ancianos que viven contigo bajo la regla de San Benito, un monasterio bajo la advocación de Santa Cecilia y San Clemente de Obaldia, situado en territorio de Ayala, con todas sus heredades, tierras, árboles frutales, fuentes, ríos, molinos, montes, prados (...) y el pasto común de Salmantón y Aguíñiga, con los diezmos, primicias y oblaciones y con todas las demás cosas que le pertenecen, y dichos lugares sean sujetos al monasterio de Obaldia y sean libres de todo dominio de Señor alguno (...) de este modo; durante mi vida lo disfrute y posea yo, y después de mi muerte lo posea San Millán (...); y mi madre esté allí durante su vida en este siglo. Si alguno de mis parientes, es a saber, padre, hijo, nieto o allegado o algún extraño, esta donación quisiera destruir o retener en alguna de sus partes, sea maldito de Dios (...).
"Y yo, Diego López, esta escritura mandé hacer, hice mi signo y la entregué a los testigos para que la confirmasen. Señor Sancho Ennecoz de Menagaray, testigo y fiador. Señor Bela Alvarez de Menoyo, testigo y fiador. Alvaro Muñoz de Munica Arriaga, testigo y fiador. Vela Muñoz de Uliarte, testigo y fiador. Nuño Alvarez de Aguinaga, testigo y fiador. Diego Alvarez de Aguinaga, fiador. Fortún Alvarez, su hermano, fiador. Vela Bermúdez de Salmantón, fiador. Sancho García de Obaldia, fiador. Lope García de Aguinaga, fiador. Munio López de Llanteno, fiador. Sancho Alvarez de Salmantón, fiador. Tello Muñoz de Salmantón, fiador. Todos estos fiadores están aquí de manifiesto de que hice esta donación en Obaldia con toda su heredad a San Millán y porque es el autor de ella el Señor Diego López".
 
Fuente: La Tierra y Provincia de Ayala / Vicente Francisco Luengas Otaola