28 ene. 2008

El Molino

Como era habitual, el pueblo contaba con un molino, pero debido a que Menoyo sólo dispone de dos pequeños regatos, únicamente se podía moler en él cuando llovía mucho. Además, por la misma razón de la falta de un río más caudaloso, se caracterizaba porque sus piedras de moler eran muy pequeñas. Cuando no funcionaba por falta de caudal, los vecinos de Menoyo iban a los molinos de otros pueblos, preferentemente al molino de Iza en Quejana, al de Maroño o al de Izoria, cada uno a aquel en el que tuviera un "bico o pico".

El molino funcionaba como una hermandad en la que tomaban parte los vecinos. Todos los gastos corrían por su cuenta y ellos decidían quien podía o no utilizar el molino. Se conserva en el archivo del pueblo un cuaderno con los acuerdos, cuentas y ordenanzas del antiguo molino desde 1935 a 1947. El primer acta trata de la necesidad de arreglar el molino por el mal estado en que se encuentra. Además se incluye la nueva ordenanza de funcionamiento ya que la existente hasta ese momento está en mal estado.

En 1964 se construyó un nuevo molino en el centro del pueblo, junto a la iglesia, y el antiguo, que estaba cerca de Quejana, fue derribado y se vendieron todos sus materiales para pagar la construcción del nuevo, por lo que ya no queda ni rastro de él. El nuevo molino de martillos era eléctrico y ha estado en funcionamiento hasta hace pocos años.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esta bien eso de que informes de lo que había en Menoyo. Mira que vamos hace años y me acabo de enterar de que existía un molino. Siempre se aprende algo nuevo.