Palacio de Santa Casilda, Vista del pueblo y retablo de la ermita de Etxaurren




Problemas con el ganado

Una de las causas que originaba más disputas entre los vecinos era el ganado que entraba a pacer a donde no debía. Los principales problemas venían de los ganados de Salmantón y Maroño que muy a menudo llegaban al terreno de Menoyo. Por este motivo se solía nombrar a alguien encargado de vigilar y prender los ganados que estaban haciendo mal. A este encargado de vigilar al ganado se le llamaba “cotero” y tenía que actuar con testigos cuando atrapaba el ganado:

Sesión del Concejo de Menoyo del 23 de Enero de 1911

En la celebrada en esta fecha en el sitio de costumbre previa convocatoria del señor Montanero y con asistencia de los señores vecinos que al margen se expresan bajo la presidencia del Señor Alcalde de Barrio y de mi el infrascrito Fiel de fechos, siendo las ocho horas de dicho día se toma (entre otros) el siguiente acuerdo:

Dada cuenta por varios de los reunidos de que varios vecinos de Salmantón vienen cometiendo el abuso de introducir sus ganados a pastear al páramo de este pueblo sin respetar ni la jurisdicción ni el mal tiempo de la estación, se acuerda por unanimidad que todo vecino está facultado en lo sucesivo para que prendan el ganado forastero que se halle pasteando dentro del páramo de este pueblo y presentarlo á la Autoridad competente siendo para el prendatario la mitad del importe de las multas que se impongan y la otra mitad para el pueblo y que se notifique este acuerdo al Señor Alcalde de barrio de Salmantón para que lo ponga en conocimiento de aquel vecindario con el fin de que no se considere ignorante.

Respecto al anterior acuerdo queda nombrado cotero del páramo para verificar las prendarias á Don Gabino Lartundo, quien hallándose presente aceptó el cargo, quedando el vecindario conforme en auxiliarle para testigos, previo abono de lo que les corresponda á los que le acompañen; cuyo cotero queda autorizado para coger todo ganado que entre en el páramo del pueblo, sea del pueblo que quiera.

A continuación se copia un acta en la que se recogen los gastos producidos por una prendida de ganado.

Cuenta que formula el que suscribe Alcalde de barrio de este pueblo de Menoyo de los gastos originados con motivo de una prendaria de ocho cabezas de ganado vacuno que fueron hallados abandonadas y causando daño en el término de “Repolvo”, en una heredad sembrada de maíz, ya para recolectar, propiedad de D. Luis Velasco, vecino de este pueblo; y el ganado que fue recogido de la heredad a las siete de la noche próximamente del día de ayer resulta ser propio de D. Manuel Irabien Ortega, vecino de Maroño, según declara el mismo y cuyos gastos y perjuicios se detallan a continuación:

Se debe
A D. Millán Porres por ayudar a su madre política a conducir al pueblo el ganado que arriba se nombra----------------------------------------------------------- 5 pts

A D. Jose Mendia Menoyo por asistir de testigo ----------------- 5 pts

A D. Domingo Mendia Yarritu por id de id ---------------------- 5 pts

Al mismo por las 13 horas y ½ que custodió el ganado --------- 68 pts y 30 cts

A D. Angel Villanueva Hoz, por asistir de testigo ---------------- 5 pts

A D. Marcelo Esnarriaga Altube, por id de id -------------------- 5 pts

A D. Valentín Lartundo Llanos, por id de id ---------------------- 5 pts

A D. Marcelino Aguirre Altube, por id de id ---------------------- 5 pts

Al mismo por llevar el oficio de aviso a Maroño --------------- 4 pts y 50 cts

A D. Laureano Lartundo Llanos, por asistir de testigo ----------- 5 pts

A D. Fausto Esnarriaga Otaola, por id de id --------------------- 5 pts

Al Fiel de fechos por suscribir el oficio de aviso ----------------- 1 pts

Suma total --------------------------------- 118 pts y 80 cts

Cuya anterior cuenta asciende a la cantidad de ciento dieciocho pesetas y ochenta céntimos salvo error u olvido
Menoyo 14 de octubre de 1922

Aprovechamiento de los montes comunales

Menoyo cuenta con una amplia extensión de terrenos comunales (207 hectáreas según el registro de la propiedad del Ayuntamiento de Ayala) que siempre se han utilizado para aprovechamiento del pueblo, pagándose con su producción muchas de las obras realizadas en él como la escuela, la carretera, el tendido eléctrico, la traída de aguas, etc. En la actualidad su principal aprovechamiento es para pastos y leña, aunque de vez en cuando también se venden algunos lotes de madera.
Antiguamente el aprovechamiento era mayor, además de los usos explicados más arriba también se marcaban roturas en el monte para cultivarlas, haciéndose lotes por cuyo uso se pagaba. Además se subastaban la hoja y el estiércol que se recogían la primera para camas del ganado y el segundo para abono de los cultivos.
Una forma de aprovechar la madera era a través de suertes de poda. A cada vecino se le concedía un lote de leña que se conseguía podando las ramas de los árboles. De esta forma el árbol iba echando un tronco más grueso, consiguiéndose árboles de más calidad. En la actualidad esto ya no se hace y se nota en las zonas boscosas en las que ya se encuentran pocos árboles de gran porte. También se usaba la madera para producir carbón.

Documentos del Archivo de Menoyo (2)

Subasta del abasto de vino para la fiesta de San Marcos

Condiciones bajo las cuales se saca á publico remate el abasto de vino clarete que se consuma en el campo o choza de la Ermita de Ntra. Señora de Echaurren el día de San Marcos, Veinticinco de abril de mil ochocientos sesenta y seis y son las siguientes:

1º Tendrá obligación el rematante de poner vino de buena calidad y sin que carezca de él en ningún modo durante todo el indicado día de San Marcos en el campo de Echaurren pues de lo contrario queda obligado a satisfacer los perjuicios al rematante de la misa.

2º Igualmente queda obligado a dar un cuartillo de vino por cada pellejo de vino que allí se ponga en venta a los regidores de este pueblo a fin de examinar si puede ser de consumo pues de lo contrario, se pondrá otro que lo sea sin dilación alguna y entre tanto sujeto a lo referido en la base primera.

3º El rematante podrá vender el vino dos cuartos mas en azumbre, a lo que se venda en las tabernas de los pueblos inmediatos en compensación del trabajo de venderlo en aquel sitio.

4º El mismo rematante queda obligado á pagar y poner en poder del Pedaneo del pueblo el día siguiente de San Marcos para las ocho de la mañana veinticuatro reales para con ellos satisfacer el objeto de la música que adornará la romería del campo de Echaurren D. Pedro el ciego, el mismo que lo verifico el año anterior.

Administración y Cargos Públicos

Desde tiempos inmemoriales, los pueblos de Ayala se administran por el concejo de vecinos. Durante siglos este concejo ha estado formado por los cabezas de familia del pueblo. A partir de la llegada de la democracia, el concejo esta abierto a todos los vecinos del pueblo. De entre ellos salían los encargados de cubrir los diversos cargos. En Menoyo, un pueblo muy pequeño y con pocas familias, prácticamente todo el mundo ocupaba alguno de los diferentes cargos. Se reunían en concejo unas veces en el pórtico de la Iglesia y otras en la escuela, y, cuando había que tratar asuntos con los de Óceca, básicamente sobre la escuela que compartían y sobre el monte comunal, se solían reunir en el lugar llamado “la barrera del medio”, punto limítrofe entre los dos pueblos, en algún acta también se dice que se han reunido en el cementerio. Los documentos del archivo se guardaban en la Iglesia.

Antiguamente el pueblo era dirigido por dos regidores que se nombraban cada año por turno entre todos los vecinos del pueblo. Los regidores nombraban al teniente de alcalde que los sustituiría en caso de necesidad. En ocasiones se nombraba un teniente de alcalde, pero otras veces se nombraban dos, uno por cada regidor. En el mismo acto se nombraban los montaneros, que también era un cargo por turno y obligatorio. Se nombraban dos cada año. Los regidores salientes eran nombrados sobrefieles.

En este tiempo no se tenía en cuenta que los regidores supieran o no leer y escribir, aunque más adelante se habla sobre la preferencia de nombrar regidores a quienes sepan hacerlo. A partir de 1796 se exige que los elegidos para los diferentes cargos den un fiador de sus acciones.

En 1845 aparece en los documentos por primera vez el Alcalde pedáneo que en principio es un cargo honorífico y obligatorio y que tenía entre sus funciones la de nombrar a los regidores.

A partir de 1879 desaparecen los regidores y se nombra alcalde de barrio por dos años. Este alcalde de barrio es nombrado por el Alcalde del Ayuntamiento de Ayala, igual que su sustituto, y los otros dos miembros de la Junta Administrativa son elegidos en votación por los vecinos. Los montaneros se siguen nombrando cada año por turno, tal y como todavía sucede en la actualidad.

A partir de 1904 el Alcalde de barrio es elegido por votación de los cabezas de familia del pueblo al igual que los otros miembros de la junta.

Después de la Guerra Civil, la Junta Administrativa era nombrada por las autoridades. La primera convocatoria electoral para las Juntas Administrativas, a partir de la llegada de la democracia, fue en 1980 y aunque se trató de unificar y depurar los viejos usos y costumbres siguió limitando el voto a los vecinos cabeza de familia. En 1985 se introdujo el derecho a voto de todos los residentes empadronados mayores de edad. La elección es cada cuatro años.

Otros cargos del pueblo eran: montanero, tesorero, fiel de fechos, comisionado y cotero, además de vocales para las diferentes asociaciones del municipio como la Junta de Beneficiencia, la Asociación Médica, etc. También había un encargado de dar hospedaje a los transeuntes pobres, de cuidar los ganados prendidos o de ir a dar avisos a otros pueblos.

El fiel de fechos es el secretario del pueblo encargado de levantar acta de todos los acuerdos a que se llega en concejo. Este era un cargo que se sacaba a subasta cada año, haciéndose cargo de él quien lo hiciera por menos dinero.

El cargo de tesorero aparece en 1905 y es también por un año. Al principio se elegía por votación, pero posteriormente se saca a subasta. El tesorero debe dejar un fiador que tiene que ser aceptado por la Junta Administrativa. Su función es realizar todos los cobros al vecindario: contribución, médico, etc.

Cada año se nombraba un vocal para la junta de Beneficiencia,

El comisionado era un cargo puntual, se nombraba uno cada vez que había que ir a tratar algún asunto común con algún otro pueblo del municipio. Se elegía a alguien que actuaba como representante del pueblo en ese asunto.


Fiestas con cantos

En Menoyo había otras tres fechas al año en las cuales se iba por las casas del pueblo cantando y pidiendo. En Año Nuevo la canción que se cantaba era:

Aguinaldo Rechinel
por amor de San Miguel
San Miguel está en la puerta
Con su capuchón a cuestas
Si le dan o no le dan
por la puerta le echarán

Arcas de trigo, pan de centeno
bueno, bueno, bueno
aquí estamos tres, bailaremos dos
una limosnita por amor de Dios

Por Santa Agueda (5 de febrero) también se salía a pedir, aunque en esta ocasión eran los mozos del pueblo y no los niños los que lo hacían, y se cantaban dos canciones:

Santa Agueda es una imagen santa
y la tenemos que adorar
y si no lo recogemos
de nuestro bolsillo saldrá

No venimos a ver chicas
ni tampoco a bailar,
venimos por longanizas
que de la lata descolgará.

Abre Catalina, pronto levanta
las campas están heladas y blancas
blanco está también tu caserío
y la luz de la luna nos quita el frío
Abre Catalina, abre ese balcón
y danos una limosna por favor.

Según parece, era tradición dar algo por parte del pueblo a los mozos, tal como se puede concluir de la siguiente acta:

En el lugar de Menoyo á siete de Febrero de mil nuevecientos dos se reunio la Junta asamblea de vecinos de esta localidad bajo la presidencia del señor alcalde de barrio Don Doroteo de Esnarriaga con objeto de ventilar varios asuntos enfavor del vecindario y despues de haber versado varios asuntos acordaron por unanimidad que se les abone a los mozos santa gaderos los que se les viene abonando hasta la fecha desde tiempo inmemmorial.
Con lo que se concluyo este acto firmando S.S. de que yo el fiel de fechos certifico.

Sin embargo, poco tiempo después se decide dejar de pagar lo que era tradición:

En el lugar de Menoyo á siete de Enero de mil nuevecientos siete se reunio la junta asamblea de vecinos de este pueblo bajo la presidencia del Señor Alcalde de barrio Don Gabino de Lartundo con objeto de ventilar varios asuntos y han determinado por unanimidad que la media cántara de Santa Agueda no se havona en lo sucesivo y no se pagan los conjuros en adelante y los montaneros no tienen derecho al celemín de trigo y no pagara el vecino nuevo nada.
Con lo que se concluyó este acto firmando S.S. de que yo el fiel de fechos certifico.

Por último, otra fecha en la que se iba por las casas pidiendo era en Carnavales, cuando se celebraba las carnestolendas:

Señoras mujeres
que han llegado las carnestolendas
Señoras mujeres
que es lo que se estila
que los niños que andan a la escuela
recojan forrajes para sus comidas

Si no saben lo que son forrajes
se lo explicaremos con gran armonía
longanizas, chorizos y huevos
y otras muchas cosas que en la casa haya.

Fiesta del gallo

Este es el nombre que recibe en toda la Tierra de Ayala la fiesta de Jueves de Lardero. Coincide en el tiempo con el día de su celebración en el resto de la provincia, es decir, el jueves anterior a Carnaval, pero se lleva a cabo con características tan propias y definidas que si no fuera por las circunstancias de la fecha y porque la razón fundamental de la fiesta es (al menos hoy en día) semejante a la de Jueves de Lardero, es decir, ronda de muchachos, canciones, pitanzas y meriendas, pudiera creerse que se trata de otro festejo bien distinto.

El nombre de fiesta del gallo le viene dado por el destacado papel que desempeña el gallo, tanto en la canción, como en la cuadrilla que celebra la fiesta con el ya conocido propósito de rondar para obtener alimentos con los que celebrar una merienda.

La comitiva está formada por todos los muchachos del pueblo. Sin atuendo especial, salvo uno que lleva un llamativo pañuelo al cuello, al que llaman " el capitán" y del que trata en parte la canción. No es, sin embargo, el principal personaje de la cuadrilla. Este papel le corresponde al que lleva atada a una gruesa makilla, una jaula de madera dentro de la cual se ha metido un gallo vivo, negro, para que la canción que entonarán tenga verdadera relación con el animal, puesto que al gallo se refiere el cantar y a relatar (cantando) las razones que tienen los muchachos para matarlo, ya que este es el fin del gallo: morir en manos de los mocetes y servir de base principal para la merienda.

La canción, con ligeras variantes, es igual para todos los pueblos del valle y, en letra recogida en Quejana, dice así:

Capitán General soy
de este ejército bizarro,
que viene de lejanas tierras
a corregir este gallo


Me han dicho que eres capón
que destrozas las gallinas.
Una blanca que pillaste
medio muerta la dejaste.

Nos lo ha mandado matar
la señora tabernera
porque escarba las cebollas
y otras cosas de la huerta.
Gallo negro escarbador
de trigo y cebada ajena
Aquí morirás traidor
entre niños de la escuela.
Jurada te la tenía
en la punta de la bandera
Jurada te la tenía
en la punta del pendón
Te hemos de cortar la cresta
y se la hemos de regalar
a don...
maestro de este lugar

El número final de la ronda es matar el gallo y merendar, aunque el matarlo se haga hoy de tal forma que pasa desapercibido, pues no tiene ningún rito especial. Se ha perdido la parte de la fiestas que nos llevaría a considerar la antigüedad de la misma y su relación con uno de los ritos más importantes de la Fiesta de Invierno de la gentilidad cuel era precisamente el matar o "correr el gallo".
Al gallo se le mataba de formas bien distintas: en Ayala, según datos recogidos en Salmantón, Menagaray, Quejana, Sojoguti, y algún otro lugar, se "corría" los gallos colocándolos, después de hacer la ronda con ellos, en una cuerda colgados de un poste y los muchachos corriendo trataban de quitarle la cabeza comenzando "el capitán" que también era llamado "Rey del gallo".
En el pueblo, alguno se acuerda de haber salido con el gallo a pedir, pero al finalizar la ronda, el gallo fue devuelto a su dueño en perfecto estado.

Documentos del archivo de Menoyo (1)

Don Tiburcio Garabilla y Ulizar, Alcalde Presidente del Ayuntamiento de Ayala

A sus habitantes hago saber:

Que convencida esta Autoridad Municipal de que la purificación del lenguaje es obra de suma trascendencia y entendiendo que el vicio de hablar mal es una vergüenza para quien está dominado por él, y una afrenta para quienes deben sufrirlo, afrenta y vergüenza que deben desterrarse para siempre de este noble solar ayalés, esta Alcaldía, une con el mayor entusiasmo su molesta acción; hoy la cruzada magna que tan intensamente Autoridades y Ligas del Bien Hablar despliegan por toda España y secundando con interés vivísimo el cumplimiento de lo recientemente dispuesto contra la blasfemia el Ilustrísimo Señor Gobernador Civil de esta Provincia, viene en ordenar y mandar lo siguiente:

1º) Los señores Alcaldes de barrio, asociados a los señores Curas y Maestros de 1ª enseñanza formaran en cada pueblo una Junta ó agrupación de personas timoratas, de la mejor reputación y celo católico que se encarguen de la persecución de la blasfemia y de los actos indecorosos.

2º) Esta Junta deberá ser lo mas nutrida o numerosa posible, queda obligada a denunciar á los blasfemos, bastando para cumplir con este deber, entenderse del nombre del delincuente y darlo á conocer á esta Autoridad Municipal bien directamente, ó por mediación de los señores Alcaldes de barrio de los pueblos respectivos.

3º) Esta Alcaldía en la representación que le concede el articulo 199 de la Ley Municipal, y por delegación expresa del Ilustrísimo señor Gobernador Civil, conferida en su circular de 19 de abril último, impondrá a los blasfemos una multa de cinco a cincuenta pesetas, y en defecto de pago el arresto correspondiente en la cárcel. En caso de reincidencia, esta Alcaldía expondrá el hecho al Gobierno Civil, quien tiene facultad de imponer hasta quinientas pesetas de multa.

4º) Para los casos que sean necesario á esta Autoridad, los señores Alcaldes de barrio me darán cuenta de las personas que se hayan asociado á los efectos del articulo 1º, pero también cuidarán de dar á conocer al vecindario reunido, tanto la presente circular, como la que el Gobierno Civil tiene publicada, para cuyo efecto se entregara á cada pueblo un ejemplar impreso de la misma.
Cursese la presente por el orden marginal, y el último de la ruta me la devolverá con el enterado de todos los señores Alcaldes de barrio: Ayala a 15 de Febrero de 1.913